Misión
El Hospice La Piedad tiene la misión de atender, cuidar, acompañar y contener a las personas en la última etapa de su vida como a su familia y entorno, en todas las dimensiones humanas: físico (cuidado y control de la sintomatología de la patología), sociales, familiares, espirituales como psicológicas) posibilitándoles mantener y /o mejorar la calidad de vida y tener una muerte digna.
Enmarcados en la hospitalidad, el reconocimiento, la amorosidad, el respeto, la empatía, la humildad y considerando a cada persona en y desde su condición humana se intenta brindar el mayor bienestar posible y alivio a las dolencias que aquejan a cada persona que ingresa como huésped del lugar.

Quienes somos
El Hospice La Piedad se encuentra a cargo de la Asociación de Cuidados Paliativos La Piedad, está es una asociación civil sin fines de lucro que cuenta con personería jurídica Nº 130 IGPJ SANTA FE.
Nuestra institución se encuentra edificada sobre un terreno que pertenece a la Congregación Siervas del Espíritu Santo, y que fue otorgado en forma de comodato a la Asociación de Cuidados Paliativos La Piedad para poder desarrollar su obra.
El Hospice es el primero, y actualmente el único en la Provincia de Santa Fe, por lo que su fundación implico la creación de una regulación legal que lo ampare, así es que luego de varias gestiones, el Ministerio de Salud de nuestra provincia creo la figura legal de “Hostales Asistidos y Especializados en Cuidados Paliativos” para la habilitación de los mismos.

Fundamentos y convicciones que nos guían y enmarcan
Considerar a la persona en su condición humana, de vulnerabilidad en tanto enferma, y desde el reconocimiento de las necesidades que tiene y evidencia en el momento sumamente complejo que atraviesa en cuanto a su salud, forman parte de las convicciones desde donde lo asistimos, acompañamos, cuidamos y contenemos.
Persona que no se encuentra sola, sino siendo parte, integrante de una familia, que también requiere contención, acompañamiento, en un momento sumamente difícil en el que uno /a de sus seres queridos se encuentra atravesando una dolencia, siendo a veces sumamente dolorosa.
A partir de lo expuesto, el reconocimiento, la hospitalidad, la amorosidad, la humildad, el respeto, la solidaridad, la empatía, la afectividad, forman parte de los cimientos sobre los que se erigen nuestras acciones, decisiones, reflexiones para contener, acompañar, dar, entregar, a ese ser humano que en un momento de extrema vulnerabilidad y necesidad, necesita y quiere de otro, otra, para transitar su enfermedad y tener una muerte digna.
A partir, en y desde el marco explicitado, el cuidado de cada paciente y su familia es individualizado e integral.
Es así que a partir de lo explicitado, el Hospice “La Piedad” como su nombre lo indica , evoca la obra artística de Miguel Ángel, inspirado en el cuidado amoroso y compasivo de quien sufre.